Saltar al contenido

Culebrilla o Herpes Zoster, Hablemos de ello

Culebrilla o Herpes zoster es como oficialmente se le conoce, es causada por la misma enfermedad viral que causa la varicela. Esta condición,  muy dolorosa, que ataca a los ganglios de la raíz dorsal del nervio se ve sobre todo en adultos mayores de 50 años, produciendo ampollas en las áreas de la piel inervada por los nervios afectados.
 
La mayoría de las personas sólo tienen un ataque pero el dolor puede persistir durante meses. El virus del herpes zoster está cerca de ser tan contagioso como la varicela, pero puede transmitirse a través del contacto y unas semanas después puede aparecer la erupción.

Mientras la erupción no se propague al cerebro no es particularmente peligroso en individuos sanos, pero en aquellos con deficiencias inmunes tales como pacientes con VIH o tratados  por cáncer pueden estar en gran riesgo.

Causas del herpes zoster

Es producto de la re-activación del virus de la varicela, que ha permanecido latente y puede transcurrir años después de unaculebrilla-o-herpes-zoster infección de la varicela inicial.

¿Por qué el virus se reactiva la culebrilla?

·        Estrés
·        Trauma
·        Drogas
·        Enfermedades inmuno-supresoras
Estos son los desencadenantes más probables pero es incierto hasta el momento cuando se presenta el herpes zoster o culebrilla.

Signos y síntomas del herpes zoster

Los pacientes pueden sentir malestar y tener fiebre durante unos días, esto puede ir acompañado de dolor localizado, antes de que aparezca el sarpullido característico.
La erupción aparece por primera vez como un enrojecimiento que rápidamente se convierten en ampollas intensamente dolorosas, acompañadas de picazón, en ocasiones aparecen en los brazos y las piernas pero la mayoría de las veces la erupción está en un lado del tronco.

La hipersensibilidad de la piel también puede estar presente, los puntos eventualmente entraran en erupción y comienzan a secarse formando costras que pueden causar cicatrices por causa del virus del herpes o culebrilla.
El dolor está generalmente presente de una o cuatro semanas, pero ocasionalmente puede ir por meses y convertir en neuralgia postherpética, en casos muy raros el virus puede afectar a la cabeza y el cuello, puede involucrar también la cara y los ojos. En este caso los pacientes deben buscar atención médica inmediata para prevenir complicaciones graves causadas por la culebrilla o herpes zoster.